La educación debe responder a los requerimientos del mundo globalizado en que vivimos hoy en día, partiendo del reconocimiento de la diversidad humana y de la heterogeneidad de las formas de vida grupal que coexisten dentro de nuestra realidad como país, comuna y escuela. Reconocer a todos y cada uno de los integrantes de la comunidad escolar como actores y promotores de una adecuada convivencia donde se reconozcan sus derechos